Publicidad

Yamaha cede su fábrica catalana a un proveedor logístico aragonés

 

El grupo de Zaragoza Sesé asumirá los 370 empleados de producción

La planta de Palau suministrará piezas a la marca japonesa durante tres años


La pesadilla de los más de 400 empleados de Yamaha en España parece que llega a su fin. La compañía japonesa anunció ayer un acuerdo para ceder la factoría de Palau-solità i Plegamans a un proveedor logístico del sector del automóvil. La «reconversión industrial» de la planta de motos en un centro logístico y de servicios industriales incluye que el grupo Sesé, con sede en Zaragoza, se hará cargo de los 370 trabajadores de producción y el resto de la plantilla seguirá en la estructura comercial de Yamaha en España.


zoomTrabajadores de la fábrica de Palau-solità i Plegamans.

Trabajadores de la fábrica de Palau-solità i Plegamans. MARC VILA

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en lapágina 30 de la sección deEconomía de la edición impresa del día 22 de noviembre de 2011VER ARCHIVO (.PDF)

Aunque el importe de la operación no ha sido desvelado, fuentes próximas a la negociación indicaron que se trata de un precio simbólico que sigue la línea marcada por otros acuerdos similares de rescate industrial como los de Sony por parte de Ficosa y Sharp por Nortia-Cirsa. De hecho, Yamaha ha contado con los mismos asesores (Alta Partners) que en esas dos operaciones anteriores también de multinacionales japonesas.

Sesé asumirá los activos industriales, formados por unas naves de 35.000 metros cuadrados pero no los extensos terrenos que circundan la factoría del Vallès, que seguirán en manos de Yamaha. El pacto presentado ayer a la Conselleria d'Empresa i Ocupació prevé que la marca japonesa inicie de inmediato el desmantelamiento de las líneas de montaje de motos para su traslado, a principios del año próximo, a la otra planta que posee en Francia por la que la multinacional ha decidido apostar.

Sin embargo, la factoría catalana mantendrá el suministro de piezas de plástico para motos a Yamaha durante un periodo de tres años con unos volúmenes de producción decrecientes con el fin de asegurar una carga de trabajo y facilitar la reconversión a la nueva actividad que instalará el grupo Sesé.

Con este acuerdo, Yamaha solo sufrirá un retraso de unos meses en su estrategia de repliegue industrial, aunque ha tenido que rectificar su intención inicial de abandonar Catalunya con un cierre sin alternativas. La oposición del comité de empresa y las advertencias de la inspección de Treball y del conseller Francesc Xavier Mena de que Yamaha no podía cerrar a la brava obligaron a la multinacional a cambiar su estrategia y a sus asesores iniciales. El proyecto industrial del grupo Sesé consiste en utilizar las naves de Yamaha para ubicar su actividad de más valor añadido, que incluye el premontaje de algunos conjuntos de componentes para las fábricas de automóviles de Seat y Nissan.

Representantes de la filial de Volks

wagen estuvieron presentes ayer en la presentación del acuerdo a la Generalitat en calidad de primer cliente del grupo que encabeza Alfonso Sesé. Este empresario ha creado en pocos años un importante proveedor logístico que ha pasado de tener una facturación de 20 millones anuales a los 250 previstos en 2011, y con una plantilla de 1.600 empleados.


Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Sello de Confianza
Directorio de Ropa de moto

 
No a los guardarrailes asesinos

Newsletter

Últimas noticias

Noticia no encontrada.

PayPal