La organización recomienda revisar las motos antes de llegar a Pingüinos.


El perfil del motero que elige Puente Duero es el de un hombre de mediana edad, amante de la libertad y de la conducción responsable.


 

Hombre de mediana edad, veterano en el mundo de las motos, con afición a viajar y amante de la libertad, solidario y comprometido con la conducción responsable. Ese es el perfil habitual de quienes acuden cada año a la concentración de Pingüinos y disfrutan de las distintas actividades organizadas dentro del recinto.
Eso sí, siempre teniendo en cuenta «la gran diversidad de personas que acuden», como afirmó el presidente del Club Turismoto, Mariano Parellada, quien destacó que además «suele ser gente de fuera de la provincia, aunque desde Valladolid son también varios miles los que se acercan sumando una participación muy importante».
Además, desde la organización también se explicó la diferencia de quienes acuden a pasar los tres días que dura el evento y los que solo se acercan a pasar el día. «El motorista clásico es el que se queda a dormir en la acampada o participa en todas las actividades, mientras que hay otros que solo vienen a conocer lo que es». Y normalmente estos últimos luego se convierten en futuros participantes de todo lo que se oferta, «porque les suele encantar este mundo».
Sin cortapisas por la edad porque como indicó «siempre hay personas que pasan de los 80 años», e incluso hay quienes se les inscribe sin haber visto aún la luz del sol. «Nos ha pasado varias veces que mujeres embarazadas inscriben a sus futuros hijos porque les hace ilusión que ya se les cuente como participantes en Pingüinos», puntualizó.
Lo que sí deben de tener claro todos los que se desplacen hasta Puente Duero es que tienen que contar con un 'kit de supervivencia': «Ropa para el frío, una buena tienda de campaña, en el tema personal, y tener bien revisada su moto». En ese sentido el responsable del Club Turismoto recomendó «hacer una buena puesta a punto, contar con unas ruedas en perfecto estado y sobre todo tener la batería en condiciones». Porque con las temperaturas bajas, la batería es una parte que «sufre mucho y puede fallar».
Pero por si acaso alguno de los moteros olvida una o varias de las recomendaciones, en el recinto «tenemos asistencia técnica para casos de primera necesidad». Unos talleres móviles que «sobre todo los años de fuertes heladas, tienen mucho trabajo porque son muchas las motos que se resisten a arrancar por las mañanas».
Con o sin avituallamiento
Lo que no es necesario es acudir con comida o bebida. En ese sentido se puede llegar con las manos en los bolsillos porque «en la concentración hay absolutamente de todo». Pese a ello hay quienes prefieren venir con todo ya preparado, como es el caso de «los grupos organizados que ya llegan con el avituallamiento de casa», o de aquellos que acuden a las tiendas de Puente Duero y de la capital para aprovisionarse, lo cual «es un beneficio para el comercio de la provincia». 
Una circunstancia que parece que este año acompañará puesto que las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología, a expensas de cambios de última hora, son bastante favorables. Así, el jueves día 12 se espera una mínima de 2 grados con máxima de 9. Para el viernes la previsión es también de 2 grados de mínima con 8 de máxima y el sábado 1 de mínima y 8 de máxima.