Going Green, la distribuidora española de la marca Vectrix, asegura que su escúter eléctrico VX-2 (foto) ahorra más de seiscientos euros al año en comparación con lo que gasta en combustible un escúter convencional. Según Going Green, su VX-2 "tiene las mismas capacidades y prestaciones que un escúter de combustión: alcanza una velocidad de hasta 65 kilómetros por hora, acelera de 0 a 45 en siete segundos y tiene una autonomía de hasta 80 kilómetros".


Una moto que ahorra 640 euros al año

El precio, para empezar: 3.246 euros, IVA y subvención incluidos (la administración subvenciona la adquisición de vehículos eléctricos a través del Ministerio de Industria). Según Going Green, ese precio es "similar o inferior, dependiendo de la marca, al de un escúter de 125 centímetros cúbicos de combustión". La distribuidora española señala sin embargo como "ventaja principal" el hecho de que su escúter eléctrico gasta en electricidad aproximadamente unos cuarenta euros al año, mientras que un escúter convencional equivalente puede gastar unos 260 euros cada año.

Por otra parte, Going Green presume de que "el coste anual de aceite de la VX-2 es cero, puesto que su motor es eléctrico". Por contra, el gasto en aceite de un escúter de combustión, "según el tipo de motor, puede ser un gasto relevante al año". La distribuidora española asegura además que el coste de mantenimiento "también es muy inferior al de los de los modelos de combustión, debido a que no requiere la sustitución de determinadas piezas". Así –concluye Going Green–, "el coste total en cuatro años del vehículo más el mantenimiento es, en el caso de la Vectrix VX-2, de 4.566 euros, y en el de uno de 125 centímetros cúbicos, de 7.126 euros".

La VX-2, que tiene marcha atrás para facilitar el aparcamiento por cierto, cuenta además con un sistema patentado de frenada que permite recuperar la energía para recargar las baterías. Las motos eléctricas Vectrix, distribuidas en España por Going Green, funcionan con baterías de níquel y litio que se enchufan a la red eléctrica convencional y algunos modelos permiten una autonomía de hasta 137 kilómetros. Esto supone, según Going Green, un coste inferior a 0,50 euros en energía por cada recarga. 

Going Green es una empresa de capital cien por cien español que nace a finales del año 2006 "por iniciativa de un grupo de directivos con una amplia experiencia en diversos sectores, especialmente en el sector energético". La firma comercializa vehículos eléctricos a través de una red de concesionarios nacional. Entre ellos, coches eléctricos Th!nk, las motos eléctricas Vectrix y las bicicletas eléctricas Matra y Quipplan.Asimismo, comercializa infraestructuras de recarga "en función de las necesidades de los clientes", que instala y gestiona posteriormente de manera presencial y/o remota.