Lorenzo: "En la moto lo mejor es no pensar"


El cuatro veces campeón del mundo llegó con su corona de MotoGP a MARCA, exhibió su versión más humana, habló de motos y de la vida.


 

 

Jorge Lorenzo no se suele saltar su estricta dieta. Ayer lo hizo, durante el homenaje que MARCA le tributó como ganador de su segundo título de MotoGP. Media copa de vino y un poco de jamón rompieron su rutina de pollo y arroz. Con humor y el desenfado de una jornada de relax, aseguró estar saboreando los mejores días de su vida.

PREGUNTA. ¿Cómo se vive en la luna?
RESPUESTA. No lo sé. Nunca he estado.

P. Lo digo porque atraviesa un momento estratosférico.
R. Estoy muy feliz. A medida que vas cumpliendo años, disfrutas más la vida. Profesionalmente me va todo inmejorablemente. No puedo pedir nada más.

P. ¿Se siente más un extraterrestre o un astronauta?
R. Más extraterrestre, estoy cómodo en ese territorio. No me siento un extraño en el paddock.

"Me gustaría retirarme estando entero, con la moto sigo disfrutando"

P. En cuanto a serenidad, ¿también se encuentra en su mejor momento?
R. Sí, sin duda.

P. ¿Se considera un mito del motociclismo?
R. No. Todavía me faltan cosas por hacer. A los mitos se los considera después de la retirada. Dos títulos están muy bien. Es mucho más de lo que tenía en mis expectativas. Ser campeón una vez en 250 era lo que había soñado. Cuatro es mucho mejor y dos en MotoGP es mejor que uno, pero hay muchos pilotos que han conseguido más. Y que se merecen mucho más que yo ser considerados mitos.

P. Biaggi y Stoner se han retirado. ¿Una parte de su vida se retira con ellos?
R. La retirada de Biaggi termina una época de pilotos. Max era en quien me fijaba más de pequeño. En la primera carrera que vi por televisión estaba él luchando con Harada en 250 en Indonesia en 1995. A partir de ahí siempre le he seguido. Ahora somos grandes amigos. La vida sigue. Los pilotos vamos pasando. Lo que queda es el motociclismo.

P. ¿Qué es lo que le podría mover a usted a retirarse?
R. Sigo disfrutando mucho del motociclismo. Me encanta, es lo que más me gusta y mejor sé hacer. Mientras se me siga dando bien, siga consiguiendo grandes resultados y me lo siga pasando bien, seguiré. Es cierto que cada vez los viajes cansan más. No hacemos una vida de turismo, no somos como los japoneses que van haciendo fotos y disfrutando de los países. Es una vida un poco rutinaria. Después está el riesgo. Me gustaría retirarme estando entero. Ya me falta un pequeño cacho de dedo sin mucha importancia, pero me gustaría que no me sucediese nada más grave.

P. ¿El amor podría hacerle plantearse una retirada?
R. No creo que fuera una razón muy definitiva, pero nunca se sabe.

"Rossi irá rápido en seguida, no se ganan nueve títulos por casualidad"

P. ¿Cuánto ha dejado en el camino para llegar a donde está?
R. Supongo que me habré dejado cosas por hacer, pero en la vida no puedes hacerlo todo. Seguro que mi infancia ha sido un poco diferente a la de los demás que no son deportistas. No estoy para nada arrepentido de lo que he dejado de hacer.

P. ¿Cuánto ha sufrido a nivel personal para llegar hasta aquí?
R. La vida es dura para todo el mundo. Nadie ha tenido una vida sin problemas. He tenido lesiones o problemas al principio de mi carrera cuando tenía que conseguir resultados y no tenía el futuro asegurado. Ahí tenía mucha presión. No es lo mismo tener presión con 25 años que con 15, que todavía no controlas tus emociones y es más fácil hacerte daño. Por suerte, mi carrera fue en aumento.

P. ¿Es Rossi un lobo con piel de cordero?
R. Por una parte es una actitud inteligente. En el deporte nunca sabes lo que puede pasar el próximo año. Lleva dos años que, con una moto en la que no se sentía bien, no ha tenido resultados muy brillantes. Pero, por otra parte, estoy seguro de que irá rápido en seguida ya que tan sólo hace dos años que dejó la Yamaha ganando carreras y un piloto que consigue nueve títulos y gana más de 100 carreras no es por casualidad. Lo consigue porque tiene algo especial.

P. ¿Un Mundial lleno de españoles se devalúa?
R. A nivel mediático, sí. El hecho de hacer tripletes casi cada fin de semana es algo que se convierte casi en rutinario, demasiado habitual, se pierde un poco de valor. Y la gente pierde la perspectiva de la importancia que tiene. Es una época pasajera que está durando más de lo que pensábamos. Los demás países ya están empezando a hacer las cosas bien y a formar a los pilotos jóvenes.

P. ¿Qué cualidad le robaría a Pedrosa?
R. Si pudiese mantener mi físico en las frenadas y los cambios de dirección, porque creo que mi estatura es muy buena para llevar una MotoGP y quitarme a mí, no a él, algún kilo en la recta conseguiría ir más rápido. Pedrosa disfruta de una aceleración, de una velocidad punta mayor que los demás, pero tiene muchísimo mérito pilotar estas motos con su estatura. Requiere una técnica y una precisión brutal. Él ha sabido sacar el máximo rendimiento de sus cualidades. Es el mejor acelerador. Aprovecha su poco peso en la recta.

P. ¿Y a Stoner?
R. Cómo va en Phillip Island y en todos los circuitos. Si allí tiene un 10, en los demás, un 9. Es probablemente el piloto con más talento puro que he visto. Era muy especial.

P. ¿Qué hace que algunos pilotos vayáis tan rápido con cualquier moto?
R. Al final todas las motos son iguales. Si vas rápido con una es muy posible que lo hagas con las otras. Recuerdo cuando probé una 125 de gran premio en Cartagena y al segundo día me quedé a un segundo de Ueda y Cecchinello y tenía 11 ó 12 años.

P. Algunos técnicos dicen de usted que es como un robot. ¿Ha llegado a sentirse así alguna vez?
R. En 2008 seguro que no. Era un poco kamikaze, no sabía dónde estaba el límite. A base de malos tragos he ido aprendiendo. Ahora, claro que cometo un error, en Valencia me caí, pero es más difícil que ocurra. Conozco mejor dónde me puedo caer.

P. ¿Qué porcentaje de Lorenzo es talento y qué otra trabajo y esfuerzo?
R. Nadie tiene un medidor. Más o menos por igual. Un deportista sin talento es muy difícil que llegue a ser el número uno durante mucho tiempo. Alguien con talento, pero que no se esfuerce, puede serlo por un periodo muy corto de tiempo.

P. ¿Hasta dónde puede llegar en este deporte?
R. No se puede conseguir algo más importante que MotoGP. Sólo se puede repetir, pero ahí está lo difícil. Cada año van variando los rivales, el nivel de las motos. Es más fácil ganar cuando tienes una gran moto.

P. Toda felicidad esconde algo de frustración tras lograr alcanzarla. ¿Lo ha notado?
R. No lo llamaría así, pero la motivación, si no te creas estímulos constantemente puede llegar a decaer. En mi caso sigo teniendo una motivación importante. Seguro que cuando Schumacher ganó cinco títulos seguidos, la perdió un poco. Te acostumbras a lo bueno o a lo malo. Puede llegar a ser el mejor tipo de aburrimiento.

P. ¿Qué escucha un piloto debajo del casco?
R. El sonido de tu motor y, a veces, del de otros pilotos.

P. ¿Cuál es el primer pensamiento cuando se apaga el semáforo?
R. Intentas no pensar nada. Sólo estar concentrado en el color del semáforo. El pensamiento es un enemigo de los pilotos. En cuanto empiezas a pensar, aunque sea en qué marcha vas o este piloto me está cogiendo, es cuando te equivocas. Lo mejor es no pensar y dejarte fluir. Bailar encima de la moto, sentirla y dejarte llevar. Ahí es cuando consigues tu mejor rendimiento.

P. Ha pilotado un WRC, un GP2. ¿Para cuándo un F1?
R. Estaría bien. Me hacen ilusión ciertas cosas que no he hecho todavía. Pero hacer una cosa que no puedo hacer con frecuencia tampoco me llama mucho la atención. Sería un regalo, una experiencia más. Tampoco lo estoy deseando muchísimo.

P. ¿Cuál es la sensación más parecida a pilotar una MotoGP?
R. El GP2, por la velocidad, que es más o menos similar. Es parecido porque es un circuito, tienes que acelerar, frenar, cambiar. Pero no tiene nada que ver porque no tienes que aguantar el equilibrio o cambiar la moto de dirección. Por las dos ruedas, más parecido sería una bici o esquiar sobre nieve.