Gas Gas desafía la crisis de la moto y logra beneficio

 

Mientras las multinacionales Yamaha y Piaggio preparan su repliegue industrial en Catalunya, una compañía autóctona ha conseguido desmarcarse de la crisis que sufre este sector industrial. Aunque todavía tiene un volumen reducido, el fabricante gerundense Gas Gas ha dado la vuelta a las pérdidas que ha ido acumulando en los últimos cinco años. En el 2010, la empresa registró 1,1 millones de euros de beneficio que contrasta con las pérdidas o los parcos resultados del resto de compañías del sector.

 

Linea de producción de Gas Gas en Salt

 

El secreto de la mejora consiste en la búsqueda de nuevos mercados, lo que ha permitido a Gas Gas exportar a 47 países e incrementar su facturación el 19% en el año fiscal que acabó en julio pasado, hasta los 39,5 millones. El crecimiento de la compañía continuará en el nuevo ejercicio en marcha, en el que los ingresos llegarán a 47 millones y el beneficio se incrementará sustancialmente, según las previsiones de Ramón Puente, director general de Gas Gas.

PLANTAS DE DERBI Y YAMAHA / La compañía fundada en 1985 por Narcís Casas y Josep Pibernat sigue especializada en motos de enduro y trial. El aumento de la producción en Salt de 9.000 motos en el año fiscal 2010-2011 a unas 12.000 en el actual ejercicio comportará un incremento de la plantilla, situada ahora en un centenar de empleados, según indicó el director general. Ramon Puente confirmó que Gas Gas no se encuentra entre los potenciales compradores de las plantas de Derbi-Piaggio y de Yamaha debido a que son instalaciones de un gran volumen de producción y a que ahora solo utiliza la mitad aproximadamente de la capacidad de su factoría en Salt, que puede ensamblar 20.000 motos al año.

La vuelta a los beneficios de Gas Gas se produce, según Puente, «en un momento de fuerte crisis» del sector. La italiana Piaggio ha prorrogado un año los planes de producción de Derbi a la espera de encontrar un comprador, para lo que negocia con varias compañías entre las que se encuentra el proveedor de componentes Doga. Derbi cerró el 2010 con unas ganancias de 324.000 euros en lugar del beneficio de cinco millones en el 2009, según los últimos datos depositados en el registro mercantil. Yamaha, que tuvo unas pérdidas de 3,5 millones en el 2009, acaba de contratar a la misma consultora que vendió las plantas de Sharp y Sony. La marca catalana Rieju, que en el 2009 ganó 303.243 euros, prevé incrementar su producción con un modelo eléctrico.