La alternancia del Mundial de Motos con Cataluña toma cuerpo

Jerez sobrevive y caerán del calendario dos carreras en la Península. Montmeló, Aragón, Cheste y Estoril, en el punto de mira.

 

 

La carrera por la supervivencia ya ha arrancado para los cinco grandes premios de la Península Ibérica que en estos momentos tienen plaza en el Mundial de MotoGP. Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de Dorna Sports -empresa organizadora- confirmó ayer que dos de esas cinco pruebas no estarán la próxima temporada.
Una de las que más papeletas tenía para caerse del calendario era Jerez, pero Ezpeleta apeló a la historia y mística de este gran premio para refrendar su supervivencia en 2013. «La prueba de Jerez se viene disputando desde su creación en 1987 y se podría decir que tiene un sitio especial en el calendario. Es mucho más que un gran premio», destacó Ezpeleta.
La supervivencia de Jerez, refrendada por Luciano Alonso, consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía fue acogida en el mundo del motor con sorpresa, ya que la maltrecha situación económica había puesto en entredicho la continuidad de la cita andaluza. «Recortaremos en eventos deportivos en la Comunidad, pero lo que no vamos a dejar fuera del Mundial es la carrera de Jerez», aseguró Luciano Alonso.
Después de confirmar que la prueba andaluza sigue en 2013, Ezpeleta admitió por primera vez que la actual situación económica hace insostenible «la realización de cinco grandes premios en la Península Ibérica, que en 2013 sólo tendrá tres». Así, sólo pueden quedar dos entre el Gran Premio de Aragón, el de la Comunitat Valenciana, el de Cataluña y el de Portugal.
El que más probabilidades tiene de perder su sitio en el Mundial es el circuito de Estoril, mientras que la cita de Motorland en Aragón parece fija en el calendario ya que, entre otras cosas, los equipos de MotoGP la eligieron mejor prueba del campeonato en 2010.
En este escenario, Montmeló y Cheste se jugarían una plaza... que ninguno está dispuesto a perder. Tal y como avanzó LAS PROVINCIAS el 10 de enero, la alternancia del Mundial de motos y de la Fórmula 1 entre Cataluña y Valencia es una alternativa que cada vez toma más cuerpo. De esta manera, afrontarían 'sólo' de forma bianual tanto el canon de la F-1 (unos 18 millones de euros) como el de MotoGP, de cerca de seis millones.
«Creo que con el entorno económico que hay ahora mismo, todas las opciones están sobre la mesa. Sería partidario en un mundo ideal de tener campeonato todos los años, pero el circuito -Ricardo Tormo- por sí solo no puede mantener el canon de la carrera, necesita una ayuda externa, y nos la tienen que poner. Si no tienen el dinero…», admite el director del circuito de Cheste, Gonzalo Gobert, en declaraciones a este periódico.
Una de las primeras medidas a las que Gobert ha tenido que hacer frente es al reasfaltado del trazado valenciano -que se llevará a cabo en verano y tendrá un coste aproximado de un millón de euros-, indispensable para que el Mundial de MotoGP regrese a Cheste. Mejoras exigidas por los equipos que conforman el paddock, encaminadas a la continuidad del campeonato: «Como siempre decimos, la carrera de MotoGP es el punto de referencia de Cheste y nos encantaría seguir con ella», explica Gobert.
Las palabras de Carmelo Ezpeleta sobre la drástica reducción de pruebas en la Península Ibérica no han cogido desprevenido al director del Ricardo Tormo: «Caerá alguno de los grandes premios españoles, pero esperemos que no seamos nosotros. Creo firmemente que no seremos nosotros».